fbpx

Actualidad

La temperatura ideal de conservación del jamón ibérico

jamón ibérico

Si has llegado hasta aquí, seguramente ya tienes tu Jamón Ibérico César Nieto en casa o estás pensando en comprar uno y estás preocupado por una de las cuestiones más importantes a la hora de consumir el producto en condiciones óptimas: ¿Cuál es la temperatura ideal de conservación del jamón ibérico?

El jamón ibérico es una joya que tiene unas características organolépticas inigualables, lo mismo que su aroma y sabor inconfundibles, Para conservar todas estas propiedades, es necesario conservarlo a temperaturas que no sean demasiado altas ni demasiado bajas.

Al ser un alimento curado, el jamón ibérico no provoca grandes quebraderos de cabeza a la hora de conservarlo, y su principal aliado para mantener todas sus propiedades de sabor y textura es el frío. Según los expertos, la temperatura óptima para conservar nuestras piezas de jamón ibérico oscila entre los 10 y 15 grados centígrados.

Esto hace que en los meses frescos sea muy fácil almacenarlo correctamente y sólo tendremos que atemperarlo cuando vayamos a servirlo. Tal y como hemos comentado en otros artículos, si queremos conservar la textura oleaginosa que tanto caracteriza al jamón ibérico, debemos procurar consumirlo a una temperatura estable entre los 20 o 24 grados.

¿Pero qué pasa cuando hace calor? Durante las épocas cálidas es más fácil atemperar el jamón para cuando vayamos a consumirlo, pero es más complicado mantenerlo fresco. Es necesario ser cuidadosos para que el producto no sobrepase los 25 grados, niveles a los cuales comenzará a sudar y perder grasa, la parte más preciada del producto. Además, el almacenamiento a altas temperaturas no sólo dañará muchas de sus propiedades nutricionales sino que su sabor se verá gravemente afectado. Para asegurar su correcta conservación, puedes consultar nuestro post sobre como conservar el jamón ibérico en verano.

Por último, otro consejo importante para conservar el jamón ibérico es no someterlo a bruscos cambios en la temperatura. Para no alterar ninguna de sus propiedades es necesario darle el tiempo para que se atempere y los cuidados que necesita durante su conservación.

Ahora que ya tienes tu jamón ibérico César Nieto conservado de la mejor manera, sólo tienes que crear la ocasión para disfrutar de la experiencia única de degustarlo.

La temperatura ideal de conservación del jamón ibérico

Si has llegado hasta aquí, seguramente ya tienes tu Jamón Ibérico César Nieto en casa o estás pensando en comprar uno y estás preocupado por una de las cuestiones más importantes a la hora de consumir el producto en condiciones óptimas: ¿Cuál es la temperatura ideal de conservación del jamón ibérico?

El jamón ibérico es una joya que tiene unas características organolépticas inigualables, lo mismo que su aroma y sabor inconfundibles, Para conservar todas estas propiedades, es necesario conservarlo a temperaturas que no sean demasiado altas ni demasiado bajas.

Al ser un alimento curado, el jamón ibérico no provoca grandes quebraderos de cabeza a la hora de conservarlo, y su principal aliado para mantener todas sus propiedades de sabor y textura es el frío. Según los expertos, la temperatura óptima para conservar nuestras piezas de jamón ibérico oscila entre los 10 y 15 grados centígrados.

Esto hace que en los meses frescos sea muy fácil almacenarlo correctamente y sólo tendremos que atemperarlo cuando vayamos a servirlo. Tal y como hemos comentado en otros artículos, si queremos conservar la textura oleaginosa que tanto caracteriza al jamón ibérico, debemos procurar consumirlo a una temperatura estable entre los 20 o 24 grados.

¿Pero qué pasa cuando hace calor? Durante las épocas cálidas es más fácil atemperar el jamón para cuando vayamos a consumirlo, pero es más complicado mantenerlo fresco. Es necesario ser cuidadosos para que el producto no sobrepase los 25 grados, niveles a los cuales comenzará a sudar y perder grasa, la parte más preciada del producto. Además, el almacenamiento a altas temperaturas no sólo dañará muchas de sus propiedades nutricionales sino que su sabor se verá gravemente afectado. Para asegurar su correcta conservación, puedes consultar nuestro post sobre como conservar el jamón ibérico en verano.

Por último, otro consejo importante para conservar el jamón ibérico es no someterlo a bruscos cambios en la temperatura. Para no alterar ninguna de sus propiedades es necesario darle el tiempo para que se atempere y los cuidados que necesita durante su conservación.

Ahora que ya tienes tu jamón ibérico César Nieto conservado de la mejor manera, sólo tienes que crear la ocasión para disfrutar de la experiencia única de degustarlo.

Comunicación
Communication